Loading...

Traducir un documento, la necesidad de conocer a quien va dirigido


A la hora de traducir un documento una de los requerimientos básicos es conocer a quien va dirigido el mismo. Las traducciones enfocadas a un tema en particular o específico requieren de un profesional de igual manera especializado en el tema en cuestión.



Es de hacer notar que existen diferentes traducciones especializadas, como son:

·       Traducción técnica

·       Traducción médica, farmacéutica o de la salud

·       Traducción páginas web

·       Traducción de marketing

·       Traducción científica

·       Traducción literaria, entre otras

Es así como definir el contenido del tema es básico e importante para poder determinar que tipo de profesional requiere para llevar a cabo las traducciones que pueda requerir en un momento determinado.

Traducir es un arte, que no solo incluye el idioma, dentro de las traducciones existe un gran abanico de aspectos, que van desde lo cultural hasta el aspecto intelectual, que forma parte de la vida cotidiana de las personas que hablan determinada lengua y forma parte de su lengua materna. Es así como tener conocimientos gastronómicos, literarios, pasando por la historia, religión, el sistema escolar, son conocimientos fundamentales, así como el conocimiento lingüístico. Ya que, a la hora de realizar una traducción, tanto la cultura, como las costumbres forman parte del conocimiento y habilidad que debe tener el traductor especializado para encajar la misma dentro del ámbito correspondiente.

Las traducciones tienen que contemplar todas estas características y normas culturales que regulan la vida en las dos culturas que se encuentran en el proceso de traducción. Se precisa así un conocimiento pormenorizado de las costumbres y tradiciones de ambos países para llevar a cabo una traducción que sea buena, que consiga mantener el sentido principal del texto sin olvidar el público a quien está dirigido.

El profesional que realiza las traducciones es un autor, un escritor que empieza a escribir desde un contenido ya existente, partiendo de un idioma base, desde donde debe trasladar a un idioma diferente, adaptando el mismo al espacio cultural donde se desenvuelve. El traductor no solo tiene que transferir el aspecto léxico y sintáctico, de hecho, un conjunto de palabras, aunque bien construidas a nivel sintáctico no es suficiente, resulta poco comprensible y carecerá de aquel algo que todo buen traductor tiene que conferir al texto. Se tiene que buscar que el lector entienda, lo más claro y eficaz posible lo que el texto original quiere expresar, logrando con esto el objetivo primordial mediante una comunicación eficaz.

Existen diferencias entre las lenguas, por lo que resulta difícil preservar el sentido y el estilo de la escritura, es por ello que el traductor se ve obligado a tomar decisiones que varían en función de la naturaleza del texto y de los objetivos que las traducciones persiguen. Por lo general se pueden distinguir las siguientes tipologías en traducción:

·       Traducción divulgativa, consiste en la traducción de textos de carácter divulgativo, como pueden ser los textos periodísticos y las noticias;

·       Traducción literaria, traducción de textos literarios, ya sean prosa, poesía, etc.;

·       Traducción científica, se dedica a los textos sanitarios y científicos;

·       Traducción técnica, aquella dedicada a textos de materia técnica, como puede ser la ingeniería, automoción o informática.

·       Traducción legal o jurídica, se refiere al ámbito jurídico-legal. Es diferente de la traducción jurada;

·       Traducción económica, consiste en traducir textos de temática financiera;

·       Traducción jurada, traducción oficial de títulos, documentos, certificados, etc. que requieren una validez legal. Este tipo de traducción sólo la pueden realizar traductores acreditados para ello.

La importancia de definir el contenido en las traducciones, definirá el profesional capacitado para ello, porque en una traducción de marketing, por ejemplo, realizar una campaña publicitaria de un producto o servicio, será la base que determinar la penetración de este en un mercado emergente, definiendo así el mercado objetivo que a la larga se traduce en ingresos para la empresa.

En el caso de una empresa que va a realizar una internacionalización, existen varios contenidos que se deben analizar, ya que en este caso se realizan varias traducciones, entre las cuales se encuentran, traducción técnica, para el caso de los manuales de uso de las maquinarias, por ejemplo, traducción legal, en el caso de los documentos legales, financieros, traducción páginas web, para dar a conocer a la empresa en el nuevo mercado, traducción de marketing, en el caso de dar a conocer los productos, servicios y marca, la traducción jurada, para poder certificar algunos documentos que solicite el país de llegada, y así podemos pasearnos por la gama de traducciones que se pueden manejar en cada evento en particular. Es fundamental entender ante qué tipo de traducción nos encontramos para poder definir el tipo de servicio que se requiere en cada caso.

Está claro que un manual técnico dejará menos espacio a la interpretación del especialista de la traducción, mientras que un texto literario dejará más espacio a la interpretación personal del traductor. El arte de traducir no incluye solo la lengua, sino también un gran abanico de aspectos culturales e intelectuales que forman parte de la vida cotidiana de las personas que hablan aquella lengua y la tienen como lengua materna.

 

¿Qué debe tener en cuenta el especialista en traducciones?

Analizar un significado puede dar resultados diferentes, puesto que un significado puede tener muchas interpretaciones. Traducir de manera exacta una palabra, un texto o un contenido, de un idioma a otro, se puede interpretar de diferentes maneras. Para que un traductor pueda interpretar un texto de la manera correcta debe buscar el equilibrio entre las dos principales necesidades por un lado el respeto a la forma lingüística que caracteriza el texto, por otro lado, el respeto a sus contenidos.

En algunos casos, sin embargo, conseguir un compromiso satisfactorio entre las dos propiedades es simplemente imposible, dado que el respeto a la estructura formal del texto genera en la traducción contenidos totalmente distintos y, por el otro lado, el respeto a los contenidos hace muy difícil el respeto de la estructura formal. Existen palabras en otros idiomas que no tienen un correspondiente unívoco en el nuestro, y para traducirlas necesitan una frase completa. A veces se trata de frases sencillas, otras veces son demasiadas complejas e introducen sensaciones o sentimientos bastante subjetivos. El idioma, de hecho, es el reflejo de cómo la gente perteneciente a una cultura distinta entiende el mundo que la rodea.

Para alcanzar el objetivo de la traducción, se debe realizar la misma teniendo en cuenta a quién beneficia o a quien va dirigida, es decir los lectores nativos de la lengua de llegada. Teniendo en cuenta la gestión profesional de la especialidad, es decir, si se trata de una traducción especializada, solicitar los servicios de un profesional del área correspondiente.

El trabajo de traducción consiste en acercarse progresivamente a un texto que sea, en la lengua de llegada, el reflejo más fiel posible de lo que un cierto texto era en la lengua de partida. Algunas palabras son muy claras en su traducción, mientras otras requieren de más trabajo y reflexión.